Proyecto Zegache logo

Historia


Introducción

Santa Ana Zegache dejó de ser un pueblo fantasma para convertirse en un pueblo que lucha contra su realidad. Cada habitante tiene de tres a cuatro familiares, que ante la tragedia cotidiana, trabajan en el norte por encontrarse con el sueño americano, o en lo posible, por obtener su dignidad humana. Hoy Zegache es uno de tantos pueblos oaxaqueños en el que esperan los pocos que se quedan y arriesgan todos los que se van.

Como sociedad, Zegache mantiene un arraigo a sus tradiciones y costumbres. Cuenta con un templo dominico del siglo XVII que resguarda en su interior un legado artístico e histórico de valor inconmensurable. Pinturas murales de varias épocas que se entrecruzan en sus muros, doce retablos barrocos del siglo XVIII, dos pilas de agua bendita sostenidas por majestuosos ángeles en piedra dorada y plateada, una colección de espejos con sus marcos estofados, antiguos manuscritos de los siglos XVII al XIX, una gran cantidad de pinturas religiosas y esculturas de gran calidad estética.

 

El pintor Rodolfo Morales vio en Zegache a un pueblo invaluable, dedicó la última parte de su vida a los trabajos de recuperación y restauración del templo. El artista no logró ver realizadas todas las ideas que motivaron su visión filantrópica: preservar el patrimonio artístico y revivir los viejos oficios de la región.

Sin embargo, creó los Talleres Comunitarios de Zegache para beneficio de sus coterráneos. El proyecto, en sus inicios, logró otorgar a las mujeres del pueblo (las de la espera), un oficio que las convirtiera en cuidadoras de su legado, participando en un rescate no solamente arquitectónico y de acabados artísticos, sino devolviendo a la esencia del pueblo, su función de centro espiritual, social y cultural.

 

A partir del año 2004, y a pesar de tantos obstáculos, los Talleres Comunitarios de Zegache fueron reactivados. Con los apoyos de las Fundaciones Alfredo Harp Helú y Rockefeller, logramos incrementar el número de miembros.

Actualmente el equipo de trabajo es mixto, responde a la realidad de un pueblo migrante. Sin distinción de género ni edad, familias enteras toman ya "la opción" obligada de partir al norte.

Los Talleres Comunitarios intentan sensibilizar a los habitantes de Zegache hacia el amor y el cuidado de lo propio, recuperando la riqueza perdida a través de los años y conservando el valor cultural que poseen, ante los gobiernos cambiantes y los abusos de poder.

 

Desde el ánimo del maestro Morales y con la valiosa asesoría del Profesor Manuel Serrano, hemos restaurado cuatro retablos barrocos del s. XVIII pertenecientes al templo del pueblo de Zegache. Faltan ocho retablos por rescatar, para tal efecto se ha implementado la reproducción y venta de trece diseños diferentes de marcos para espejos pertenecientes al siglo XVIII y cuyos originales permanecen dentro de la iglesia. Alrededor de cincuenta de estas piezas fueron encontradas en total abandono dentro de las bodegas del templo y presentaban un pésimo estado de conservación, las cuales han sido mantenidos para su preservación.

En el año 2000, último año de vida de Morales, los trabajos de restauración de estos espejos inauguraron el espacio físico de los talleres, que se encuentran ubicados en el curato de la iglesia, mismo que fue rehabilitado en su momento por la Fundación del artista.

 

Se dice que los espejos eran colocados en alto, entre cada retablo, a lo largo de la nave, con el fin práctico de iluminar. Actualmente los espejos en Zegache son utilizados para adornar el altar tradicional de diciembre dedicado a la Natividad.

El espejo, que tiene gran significado en nuestra cultura, se origina en épocas prehispánicas con Tezcatlipoca (espejo humeante). El Dios nocturno portaba un espejo que le servía para mirar el corazón de los hombres; la tradición cristiana le dio después al espejo el símbolo de la espiritualidad. El espejo en el catolicismo también está relacionado con una divinidad que refleja la imperfección del ser humano. En la pintura mural del templo de Santa Ana Zegache, que data del siglo XVII, se aprecian todavía reminiscencias de esta doble cultura.

 

Los oficios recuperados a través de este proyecto son: restauración de pintura mural y de caballete, talla en madera, carpintería, aplicación de hoja de oro y plata, también bordado a mano (artesanía local). En este último participan con entusiasmo también las mujeres mayores del pueblo quienes, desde sus hogares, elaboran cojines con la figura de estos bellos espejos.

En el año 2004 los Talleres Comunitarios de Zegache obtuvieron una beca de la Fundación Alfredo Harp Helú con la cual se restauró el retablo de la Virgen del Carmen, en el 2006 se sumó a este apoyo la Fundación Rockefeller para la restauración del retablo de la Virgen de Guadalupe y paralelamente la realización de cien reproducciones de espejos del siglo XVIII. Se dio empleo a doce jóvenes migrantes de la comunidad quienes comenzaron en este año su capacitación en oficios como talla en madera, aplicación de hoja de oro y restauración. Se realizó una muestra de estos espejos "El Atrio" en la Ciudad de México.

 

En el año 2007, gracias a una beca otorgada por la Fundación Alfredo Harp Helú, se restaura el retablo del "Dulce Nombre Jesús". En este mismo año, el artista Demián Flores, se integra al proyecto y convoca en tres grupos que conforman 70 artistas de reconocida trayectoria para realizar una Intervención sobre el marco de un espejo basado en los del siglo XVIII. Así como dos grupos alternos: quince jóvenes artistas oaxaqueños y ocho diseñadores, quienes igualmente donaron un espejo en pequeño formato.

La colección original es adquirida por la Fundación Alfredo Harp Helú, con estos recursos en el 2008 se restaura el cuarto retablo, el de La Crucifixión y se otorgan apoyos mensuales a un promedio de 20 personas durante tres años.

 

La muestra de esta colección se exhibe en tres ocasiones en la Galería Casa Lamm, Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, Museo Regional de Colima, Galería de Arte Mexicano para el Mundo en el Espacio Zegache dentro del Taller Gráfica Actual en la ciudad de Oaxaca, en el Museo de Arte de Querétaro, Museo Regional de Guadalajara, Galería de Arte Contemporáneo de Xalapa.

Se implementa el programa "Adopte un Migrante que Rescata una Obra de Arte", con las becas otorgadas por la familia Sandretto, la Dra. Germaine Gómez Haro y el Actor Pedro Armendáriz.

Georgina Saldaña Wonchee
Directora
Talleres Comunitarios de Zegache A.C.